Cámara de Comercio Ibera Americana Alta Dirección

Otro Dirigente

¿Estás listo para llevar las riendas de tu negocio a tus hijos?

Por Margaret Snell, Asesora de Negocios

En Canadá, los baby boomers son los principales dueños de negocios. Muchos se jubilaran en los próximos años, y más del 40% planea transferir su negocio a un miembro de la familia.

Aunque sus hijos aún sean jóvenes o estén en la escuela, la planificación de la sucesión es un proceso que puede llevar meses o incluso años.

Margaret Snell, que se especializa en la planificación de sucesiones para empresas familiares en BDC Consulting, responde a seis preguntas comunes sobre cómo comenzar:

1. ¿Qué medidas tomar?

Temas relacionados

Cómo empezar a planificar la sucesión de la empresa familiar.

Sucesiones familiares: 5 consejos para manejar las emociones y evitar conflictos

Cómo minimizar el impuesto al transferir acciones en su empresa.

Descubre nuestras soluciones.

fondos

Dése un impulso con la financiación de inicio

Financiar una transferencia de negocios con la estructura de préstamo correcta.

consulta

Utilice el coaching de gestión para hacer avanzar su negocio.

Mejora tu gestión financiera y sigue siendo rentable.

HISTORIA DEL EMPRENDEDOR

Planificación de la sucesión: Secretos de una transición sin problemas en una empresa familiar

La Sra. Snell, que ayuda a las familias a desarrollar su plan de transición, explica que debe comunicarse con su banco e informarles que planea transferir el negocio a sus hijos a través de una venta o venta. un legado

Agrega que también deberá comunicarse con su abogado y contable para hacer la planificación de impuestos y patrimonio. También debe considerar contratar a un asesor para que le ayude a comprender los entresijos de la planificación de la sucesión.

Finalmente, fije una fecha para su partida y asegúrese de que sus hijos estén listos para hacerse cargo.

2. ¿Cómo iniciar la conversación?

Elija una fecha y un lugar que se adapte a todos. Prepárese para cualquier eventualidad cuando pregunte a sus hijos si quieren hacerse cargo del negocio familiar.

«Se trata de sentarse y tener la conversación más difícil y abierta de tu vida con tus padres, pero en un contexto profesional», dice Snell.

No lo hagas un asunto personal. La transición de una empresa familiar puede revelar conflictos subyacentes. Si lo necesita, obtenga ayuda de un profesional, como un mediador o un consejero. «Asegúrese de que la discusión se lleve a cabo en un lugar neutral para manejar las expectativas y aliviar las tensiones», dice Snell.

Para ayudar a los padres a irse, también se pueden requerir servicios de asesoramiento familiar. «El proceso es bastante emocional porque es su legado, que han pasado décadas construyendo. Alcanzar una decisión con la que se sienten perfectamente cómodos puede llevar mucho tiempo «, dice.

3. ¿Qué pasa si mis hijos no comparten mi visión del negocio o si no quieren asumir el control?

¿Cómo crecerán tus hijos el negocio después de que te vayas? ¿Qué quieren lograr? La Sra. Snell dice que es posible que su compañía vaya en una dirección diferente y que no se sienta cómodo con esa decisión. «No se trata solo de perseguir la visión del padre o la madre», explica. Debe reconocer y apoyar los objetivos que sus hijos han establecido para el negocio que ha establecido «.

Es posible que sus hijos prefieran una carrera diferente, pero que se sientan obligados a tomar las riendas de la empresa. Hazles la pregunta y prepárate para la respuesta. Según la Sra. Snell, a veces un niño no quiere realmente encargarse del negocio familiar, pero lo hace de todos modos. Los padres deben asumir un papel de liderazgo. Lo que significa que los padres realmente no se jubilaran.

4. No ofrezca descuentos.

Su precio de venta debe reflejar el valor justo de mercado de su negocio, incluso si lo vende a sus hijos. La Sra. Snell señala que no debe ofrecer un descuento porque generalmente necesitará dinero para su jubilación. «La única diferencia es que puede solicitar pagos de varios años en lugar de una suma global».

5. Respeta al nuevo jefe.

Ya no estás al mando de la empresa. «Idealmente, si ha planificado su sucesión, debe dejar su trabajo por completo», dice Snell. Si continúa participando en el negocio, incluso como presidente de la Junta, existe un riesgo de interferencia y podría evitar que la empresa crezca bajo la nueva administración. Su reemplazo podría redefinir el rol del CEO, y tendrá que aceptar su decisión.

6. Cuidar las etapas finales de la transición.

Su equipo de administración tendrá que trabajar con el nuevo líder, pero prepárese para que algunos miembros se retiren al mismo tiempo que usted. El equipo de recursos humanos debe apoyar a sus hijos durante la transición. Anime a su hijo a tomar los cursos necesarios para prepararse para la nueva posición de liderazgo. ¿Necesita un mentor o un compañero? «Desarrollar su reemplazo, si es necesario, puede agregar otro año al proceso», dice Snell.

Fuente: Banco de Desarrollo del Canadá

Traduccion: Alta Direccion